miércoles, 17 de septiembre de 2014

CONVIVENCIA AGOSTO 2.014


Desde la realidad del día a día, cuando las cosas van tomando la forma y el sentido que nuestro entorno nos da, nos damos cuenta de que no ha sido una casualidad ni un azar de la vida.
El Espíritu que habita en nuestra alma ha realizado su obra: ha soplado en nuestras semillas y ha hecho que crezca en nosotros esas certezas que todos tenemos: Amor, comprensión, respeto, complicidad, piedad, misericordia, generosidad, sacrificio……, todas tienen su sentido en lo que hemos vivido.


Ha sido una experiencia de auténtica Comunidad, donde hemos podido compartir nuestra Fe y renovar nuestro compromiso con el Señor.
 El Señor nos ha mostrado lo que Él quiere para nuestras vidas. Por esa razón no podemos más que bendecir al Señor y darle  gracias por el regalo tan maravilloso que nos ha dado: tres enseñanzas que nos han supuesto un encontrar sentido y respuestas para esas dudas que a veces nos acucian e interfieren en nuestra paz interior.


Las palabras de sabiduría, reflejadas en la humildad de sus vidas. El encuentro tan hermoso que nuestras queridas  hermanas han compartido con nosotros, ha supuesto un escenario que seguro nos va a acompañar por mucho tiempo.


Estos días han supuesto un rejuvenecimiento y fortalecimiento de nuestra fe en Cristo.
Desde el amanecer hasta el ocaso del día, el Señor ha presidido y compartido con todos nosotros cada momento: los laudes, las oraciones ofrecidas, la convivencia entre hermanos, los juegos con los niños, la generosidad de los hermanos siempre pendientes de todo. Los árboles, las palomas arrullando en las enseñanzas de las hermanas, los olores de la mañana y el anochecer. Las habitaciones: austeras pero acogedoras. La Eucaristía vivida por todos, y la alegría compartida al final de esta,….

Podríamos decir sin miedo a equivocarnos que Belalcázar es un trocito de cielo en la tierra.



Convivencia del 2 al 7 de agosto de 2.014

RETIRO ADVIENTO 2.017